Siguenos en facebookHeat & Hot - suelo radiante

ventajas sobre otros sistemas de calefacción

  • Sensación de calor uniforme, con una temperatura ambiente ligeramente más alta en la zona inferior.
  • Sitúa la fuente de calor debajo de nuestros pies, está controlada por un termostato de alta precisión que garantiza la máxima eficiencia energética.
  • No reseca el ambiente, y al no existir convección de aire no se mueven las partículas de polvo e impurezas, mejorando la calidad del ambiente. Es el único sistema de calefacción recomendado por la OMS.
  • No quita espacio. Evita ennegrecimientos de las paredes
  • Sistema silencioso, sin las molestias de la bomba de calor, o las corrientes de aire frío que provoca el radiador convencional.
  • Posibilidad de mantener temperaturas seleccionadas en diferentes salas. Instalación individualizada.
  • Sistema de alta seguridad al incorporar termostatos y limitadores de temperatura. Además, no utiliza productos tóxicos, ni inflamables, ni consume oxígeno.
  • Debido a la amplia gama de termostatos y programadores que utiliza el sistema, éste permite una programación muy sencilla.
  • No necesita ningún tipo de mantenimiento.
  • Sistema de calefacción limpio, debido a la ausencia de combustible y a la no existencia de residuos obligados, ni gases desagradables o tóxicos.

solución sostenible

  • Si se analizan todos los costes (inversión, equipos, instalación, mantenimiento y explotación), los sistemas de calefacción por suelo radiante eléctricos son claramente competitivos.
  • El consumo de 160 W por m2 solo habrá que utilizarlo en el periodo de calentamiento.
  • Los rayos solares u otra fuente de calor que aumente la temperatura del suelo desactivan automáticamente la calefacción.
Esta sencilla forma de calentar produce un ahorro de energía de el 25-30%, ya que no se necesita calentar el techo para sentir una temperatura cómoda, como hacen los tradicionales sistemas de radiadores.

La calefacción tradicional por radiadores utiliza una temperatura de agua para funcionar de entre 70º y 80º en claro contraste con los 40º del suelo radiante. Esto supone un ahorro importante
de energía.